Dossier: Irán y los Derechos Humanos
 
Irán
 
 • 

Este país, de convulsa historia y afectado por el colonialismo y la injerencia de potencias extranjeras, y que se ha refugiado en la religiosidad más acérrima, adolece de una situación catastrófica en lo que se refiere a los derechos humanos, que ha sido denunciada por la Unión Europea asociaciones no gubernamentales de defensa de estos derechos básicos, como Amnistía InternacionalHuman Rights Watch


IRÁN – INTRODUCCIÓN HISTÓRICA

Irán fue conocido en Occidente como Persia hasta 1935, voz derivada del nombre griego Persis; que proviene Parshua, lugar de origen del Imperio Persa, en la región del sur de Irán. Los iraníes llaman a su país Irán o Iranshahr desde el período sasánida.

Durante el Neolítico, los pueblos que vivían en la meseta iraniana eran los elamitas. A mediados del segundo milenio A.C. y unos 500 años después, tuvieron lugar dos invasiones arias. Estos pueblos, los medos (en el Noroeste) y los persas (en el Sur), acabaron adoptando la cultura de la población autóctona.

Los persas adquirieron un gran poderío, y sobre el 550 a. C. su rey Ciro II el Grande, después de someter a los medos y unificar a los persas, creó el Imperio Persa que incluía Babilonia, Palestina, Siria y Asia Menor.

Más adelante, su hijo se anexionó Egipto; después, Darío I, primer monarca que profesó el zoroastrismo (religión autóctona cuya doctrina se resume en el libro Zend Avesta), emprendió una batalla con Grecia que al final perdió, aunque la cultura persa dejó su impronta en la griega; fue en el 334 a. C. con la invasión de Alejandro Magno.

Sus sucesores, llamados seléucidas, gobernaron hasta 250 a. C., cuando entraron los partos, pueblo de origen escita, que formó un estado monárquico de raíz feudal marcado por sus enfrentamientos con Roma, y que acabó en el 224, gracias a la llegada al poder de los sasánidas, con un estado centralista y un ejército muy bien organizado, entraron en descomposición ya en 627, por culpa de la invasión bizantina de Asia Menor.

Tras las primeras incursiones árabes en 642, el país fue pronto islamizado, aunque los califas de Damasco fueron tolerantes hacia las antiguas religiones, las creencias zoroastrianas, monofisitas y nestorianas. Por esa razón, tendencias contrarias a Damasco (chiísmo y jariyismo, por ejemplo), encontraron refugio en la meseta irania, y acabaron interviniendo en la revuelta de 747 contra los omeyas, que acabó en 750 con la subida al poder de los abasidas.

El califato abasida, sin embargo, acabó fragmentado territorialmente hasta la invasión mongol de Gengis Khan (1220). La dinastía de los timúridas, iniciada por Tamerlán, gobernó entre 1370 y 1506, cuando llegó la independencia del país gracias a la dinastía safávida, originada en las órdenes religiosas sufíes (místicos chiítas) de las montañas de Azerbaiyán. Este reino consolidó definitivamente la diferencia entre los persas y el resto de los musulmanes, al consagrar la preeminencia del chiísmo dentro de Irán.

Los safávidas se mantuvieron en el poder hasta 1722, en que, con el país debilitado por la guerra con los afganos, el último rey fue derrocado por el jefe militar Nadir Sha, fundador de la dinastía de los afsháridas.

Éste conquistó un gran imperio que llegó hasta la India, país al que masacró a sus ciudadanos y esquilmó sus riquezas. Uno de sus generales,  Karim Jan Zand, se hizo con el poder en 1750, a la muerte de Nadir, pero en 1794 los Zand fueron expulsados del gobierno por Agha-Mohamed-Khan, quien inauguró el período kayar de Persia. Los kayares gobernaron en Persia desde 1786 hasta 1925.

SIGLO XX

NACIMIENTO DEL ESTADO MODERNO

A lo largo del siglo XIX, Persia (el país no se llamó Irán hasta 1935) se encuentra en la mira tanto de Rusia como del Imperio Británico (a quien el país se había aproximado para defenderse de la amenaza del país eslavo, con el resultado de una progresiva occidentalización). Pero en 1907 se pone fin a la rivalidad de estos países con a un acuerdo anglo-ruso para repartir las zonas de influencia, quedando el sureste para los británicos, el noroeste para los rusos y una zona neutral en el centro y oeste.

El nacionalismo surgió como reacción a esta colonización de facto, y en el año 1925, después de haberse obligado a abdicar al último rey kayar, subió al poder Reza Pahlevi, jefe militar de ideología nacionalista, que en 1926 se proclamó rey. Pahlevi trató de consolidar la unidad de país y emprender políticas reformistas y en 1933 se firmó un nuevo acuerdo petrolero con la Anglo-Iranian Oil Company, más favorable a Irán. Sin embargo, el gobierno se orientó hacia Alemania, para liberarse de las influencias tradicionales, tras lo cual Rusia y Gran Bretaña pasaron a la ocupación directa, y en 1941, y presionado por las grandes potencias, Reza Pahlevi abdicó en su hijo Mohamed Reza Pahlevi. Durante esta época se produjeron dos sublevaciones en Azerbaiyán y el Kurdistán.

Las intervenciones extranjeras provocaron la intensificación del movimiento nacionalista y la expansión del partido del Frente Nacional, de Mohamed Mosaddeq, el primer ministro.

Mosaddeq implantó una política antibritánica e intentó nacionalizar los recursos petrolíferos, y en consecuencia fue arrestado por el Sha y expulsado del poder en 1953 acusado de comunista, en una operación, de nombre Ajax, orquestada por británicos y estadounidenses y ejecutada por la CIA, que impuso un gobernante favorable a EE.UU.. El resultado fueron 300 muertos.

En 1954 se normalizaron las relaciones con las grandes potencias y se creó un consorcio de bancos internacionales, formado por las compañías francesa, británica, neerlandesa y norteamericana (los derechos de Irán sobre el producto era del 50%), y en 1955 se firmó el pacto de Bagdad: el Sha, con el apoyo de los Estados Unidos y el Reino Unido, empezó a occidentalizar la industria del país, y al mismo tiempo mantuvo un régimen dictatorial, con un partido único (Partido de la Resurrección Nacional), una policía política (la Savak), y empleando medios como represión, tortura y asesinatos. Su principal opositor fue el ayatolá Ruhollah Jomeini, que criticaba a Estados Unidos por el apoyo dado al régimen autocrático del sha.

Muy popular entre los círculos religiosos del país, había sido arrestado y encarcelado durante 18 meses y, al ser liberado en 1964, se exilió en Turquía y más tarde terminó en París, mientras en 1967 se producía la solemne coronación como emperadores de Reza Pahlevi y su esposa Farah Diba.

Esta disidencia se veía apoyada por el disgusto que algunas de las innovaciones del sha causaron en la sensibilidad popular, y a las tensiones existentes en el seno de los campesinos, los obreros y la antigua burguesía de los bazares, que no se vieron beneficiados con el incremento del precio de la energía que el sha favoreció en 1973 ni con el desarrollo creado con esos excedentes, que en realidad lo que más provocaron fue corrupción y desigualdad social.

Todo esto provocó una crisis que empezó en agosto del año 1977 y que dio lugar a la Revolución Iraní iniciada en septiembre de 1978 y promovida por Jomeini desde el exilio, donde personas de adscripción marxista-leninista pelearon codo a codo con el clero chiíta. El Sha incrementó sus poderes dictatoriales con el apoyo de EE.UU., pero tuvo que huir en enero de 1979. El 1 de febrero siguiente el ayatolá regresó e Irán se convirtió en República Islámica el 1 de abril de ese mismo año, cuando el pueblo lo aprobó por una elevada mayoría en un referéndum. Numerosos responsables políticos y militares del régimen anterior fueron ejecutados.

El ayatolá Jomeini y sus partidarios, organizados en el Partido Republicano Islámico, incrementaron progresivamente su influencia en la recién nacida república, en detrimento de las organizaciones de izquierda y de la burguesía liberal. La Constitución de diciembre de 1979 consagró el papel preponderante de Jomeini en la dirección de los asuntos del país y proclamó la preeminencia de los preceptos islámicos (chiítas) en la jerarquía de las normas jurídicas.

Las relaciones con EE.UU., ya deterioradas, acabaron de romperse cuando estudiantes de Irán entraron y capturaron al personal de la embajada de ese país, declarando que eran espías de la CIA con el propósito de derrocar al ayatolá como habían hecho con Mosaddeq en 1953 y exigiendo la extradición del derrocado sha a Irán.

La crisis de los rehenes, como se llamó a este suceso, se prolongó desde noviembre de 1979 hasta enero de 1981. En respuesta, el gobierno norteamericano permitió un golpe de estado en Irak, donde se estableció el régimen de Saddam Husein, para hacer contrapeso al de Irán.

El 23 de septiembre de 1980 estalló la guerra entre Irán e Irak, después de que este último país denunciara el tratado fronterizo de 1975; esta contienda finalizaría en 1988. El gobierno iraní tuvo que simultanear este conflicto armado con tentativas de secesión de sus minorías étnicas, sobre todo kurdos y árabes, y con levantamientos de opositores, sobre todo en Azerbaiyán. La crisis entre Jomeini y el primer ministro Bani Sadr, después de que el primero destituyera al segundo, provocó sangrientos enfrentamientos entre la izquierda marxista-leninista y el Islam revolucionario y el PRI en 1981.

Tras la muerte de Jomeini, con el régimen iraní mejor posicionado en el ámbito exterior e interior gracias a la estabilización de la guerra con Irak (aunque siempre ha sido visto con prevención por otros países del mundo árabe de adscripción religiosa sunita), y con el PRI disuelto por culpa de las disensiones internas, Alí Jamenei, antiguo presidente de la República y de tendencias políticas algo más progresistas, pasa a sucederle.

Ya en el siglo XXI, EE.UU. actuó contra los dos países fronterizos de Irán, Afganistán al Este e Irak al Oeste tras los atentados del 11-S y, aunque Irán colaboró con los norteamericanos en la guerra de Afganistán, en el 2002 el presidente norteamericano George W. Bush incluyó a Irán en el llamado eje del mal, al entender que su régimen fabricaba armas de destrucción masiva y exportaba el terrorismo. Por esta razón se están poniendo internacionalmente trabas al programa nuclear iraní, desarrollado en contra de las recomendaciones del Organismo Internacional de Energía Atómica. Otro punto de divergencia entre EE.UU. e Irán es la situación de Palestina, que el país islámico denuncia, acusando a Israel de ocupación ilegal y genocidio y a EE.UU. de connivencia en esta situación, mientras los norteamericanos tildan a Irán de ser el apoyo de Hammas y Hezbolá.

ORGANIZACIÓN DEL GOBIERNO

El poder ejecutivo lo ejerce el presidente de la República, teóricamente elegido por sufragio universal cada cuatro años (aunque no todos los candidatos pueden presentarse pues pueden ser descalificados por el Consejo de Guardianes, del que se hablará más adelante), y hay un primer ministro, representante de la mayoría de la cámara de los diputados. Pero el control y la dirección de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial son competencia del guía espiritual, cargo que ejerció primero Jomeini, de por vida, y después de él Alí Jamenei, siempre con el apoyo del consejo de expertos (85 clérigos), que es quien elige a esta figura.

Este imán, guía de la Revolución Islámica, ostenta unos poderes amplísimos, como designar al Consejo de Guardianes, que es el encargado de velar por la concordancia con el Islam de las leyes aprobadas en la cámara de los diputados, o de vetarlas si no es así; también tiene la potestad de revocar al presidente de la República, efectuar los nombramientos para las funciones supremas del poder judicial, e incluso dirigir las Fuerzas Armadas.

Los partidos políticos que generalmente apoyan el régimen iraní son Asociación de Estudiantes Islámicos Iraníes, Estudiantes Musulmanes que siguen la Línea del Imán, y Sociedad de Coalición Islámica.

La oposición, reprimida e incluso prohibida, la integran el Movimiento para la Liberación de Irán, el Frente Nacional (el partido de Mosaddeq), el Consejo Revolucionario de la Resistencia (rama política del MEK, la Organización de los Mujaidines del Pueblo), el Partido Comunista (Tudeh), la Organización de los Fedayines del Pueblo (estos dos últimos de tendencia marxista), el Consejo Iranio Estadounidense, y el Partido Democrático del Kurdistán Iraní.

DERECHOS HUMANOS EN IRÁN

Este país de convulsa historia y afectado por el colonialismo y la injerencia de potencias extranjeras, y que se ha refugiado en la religiosidad más acérrima, adolece de una situación catastrófica en lo que se refiere a los derechos humanos, que ha sido denunciada por la Unión Europea y varias asociaciones no gubernamentales de defensa de estos derechos básicos, como Amnistía Internacional y Human Rights Watch.

Se habla de la falta de respeto por los derechos civiles, de los trabajadores y también la libertad de expresión por parte del gobierno iraní. Según la prensa, se producen graves violaciones de los derechos humanos como un elevado número de ejecuciones, lapidaciones, actos de tortura y persecución de las minorías étnicas y religiosas y los disidentes políticos. Uno de los hechos más lamentables que salieron a la luz fue la ejecución de dos adolescentes gays en 2005, ya que está permitido aplicar la pena de muerte a menores de edad.

Gran parte de estas violaciones a los derechos humanos están relacionadas con la cuestión de género ya que, según el código penal iraní, el valor de la vida de una mujer es la mitad del de la de un hombre: por ejemplo, si un vehículo atropella a un hombre y a una mujer en la calle, la compensación en dinero a la familia de la mujer será la mitad que la que recibirá la familia de él; también, el testimonio de un testigo masculino equivale al de dos mujeres, y normalmente a la mujer le corresponde en una herencia la mitad de lo que le correspondería si fuese hombre. Además, una mujer necesita el permiso de su esposo para trabajar fuera de casa o para viajar al extranjero, entre otras cosas.

Fuente: dossiersdelparaiso.com

Autor: Eva Mª DURÁN




Ver fotografía

Sakineh Mohammadi

AMNISTÍA INTERNACIONAL

Relacionado
Políticos
Victimas
Mostrar resumen   DELARA,Darabi
Mostrar resumen   MOHAMMADI ASHTIANI,Sakineh
Instituciones Internacionales

Noticias Relacionadas
Mostrar resumen 09/07/2010 Sakineh Mohammadi Ashtiani condenada a morir lapidada
Mostrar resumen 17/05/2009 Delara Darabi ahorcada
Audio/Video
Mostrar resumen Prostitución en Irán