Dossier: Birmania
 
Birmania
 
 • 

Unión de Myanmar, o sencillamente Myanmar (de forma oficial desde 1989, anteriormente Birmania), es un país del sudeste asiático. Limita al norte con China, al sur con el mar de Andamán, al este con Laos y Tailandia, y al oeste con la India, Bangladesh y el golfo de Bengala


NACIMIENTO DEL ESTADO MODERNO

Unión de Myanmar, o sencillamente Myanmar (de forma oficial desde 1989, anteriormente Birmania), es un país del sudeste asiático. Limita al norte con China, al sur con el mar de Andamán, al este con Laos y Tailandia, y al oeste con la India, Bangladesh y el golfo de Bengala.
 
Después de años de guerra, el Imperio Británico estableció un protectorado colonial en 1886 con capital en Rangún y Birmania se convirtió en provincia de India. Pero la resistencia continuó en el norte del país hasta 1890 y se produjeron algunos episodios de revuelta nacionalista, como la protesta del monje birmano Suya San a finales de 1930, que dio inicio a una insurgencia de dos años; el promotor acabó juzgado y ejecutado. En 1936 los estudiantes del Movimiento Thankin también se alzaron contra el Imperio, y en 1937, ante la fuerza del nacionalismo birmano, los británicos separaron a Birmania de la India y le concedieron una cierta autonomía. Ba Maw y U Saw fueron los dos primeros ministros.
 
Los japoneses invadieron Birmania en 1942, durante la II Guerra Mundial, y Aung San, antiguo miembro del Movimiento Thankin, emprendió una dura guerra de guerrillas contra ellos, aglutinando a todas las fuerzas nacionalistas en la Liga Antifascista para la Libertad de los Pueblos (1944). Tras una revuelta, los japoneses fueron expulsados en mayo de 1945. Gran Bretaña volvió a Birmania y, tras un período de negociaciones y luchas para la independencia que llegaron hasta enero de 1947, la metrópolis concedió al país un estatuto de autogobierno limitada y las primeras elecciones por sufragio universal, en un triunfo de la Liga Antifascista. Pero Aung San fue asesinado por hombres de U Saw, nacionalistas radicales que consideraban los logros de éste demasiado tibios. El 4 de enero de 1948, el Reino Unido reconoció la independencia del país bajo el gobierno socialista moderado de U Nu, sucesor de Aung San, con el nombre de Unión Nacional Birmana, mientras potencias extranjeras ayudaban a reconstruir el país.
 
Pero en este país marcado por el colonialismo el comunismo crecía, al mismo tiempo que la Liga se dividía y debilitaba, y en 1949 se produjo una sublevación comunista que fue sofocada por U Nu. Éste ganaría unas elecciones de 1960 por amplia mayoría en un momento de inestabilidad dentro del país, pero en 1962, tras un golpe de estado, se impuso el régimen militar encabezado por el general Ne Win.
 
Ne Win estableció un Congreso Revolucionario, anuló la Constitución de 1947, disolvió el Parlamento, abolió el decreto de 1961 de U Nu que hacía del budismo la religión nacional, e instituyó un régimen de partido único, el Partido del Programa Socialista de Birmania (PPSB). Se nacionalizaron la banca y la industria y se impulsó la reforma agraria, paralizada en 1959, mientras, en política internacional, se adoptaba el neutralismo, se rompían los lazos con la Commonwealth y se producía un acercamiento a China. Tras aprobarse una nueva Constitución, que definió al país como "república socialista" (enero de 1974), en marzo de 1974 Ne Win fue elegido presidente. Reelegido en marzo de 1978, en 1981, cuando la Asamblea Popular decidió que le sucediera el general U San Yu, siguió al frente partido único del país hasta julio de 1988, en que dimitió debido a los disturbios de la revuelta para unas elecciones libres.
 
Pero en esa época se había relajado el comunismo y la economía recibía ayuda extranjera. En agosto de 1988 la revolución ciudadana se recrudeció, fue duramente reprimida y murieron miles de personas, en su mayoría monjes, civiles y estudiantes. En septiembre, tras un golpe de estado, el general Saw Maung se alzó con el poder, declaró la ley marcial, decretó el abandono del socialismo, autorizó el pluralismo y creó el Consejo para la Restauración de la Ley y el Orden del Estado (SLORC, de sus siglas en inglés); el PPSB cambió su nombre por el de PUN (Partido de la Unidad Nacional). Siguieron las muertes y se creó un estado militar; la revolución acabó el 18 de septiembre.
 
En junio de 1989 el gobierno militar cambió el nombre del país por el de Unión de Myanmar. Este cambio fue rechazado por los opositores del actual gobierno, tanto dentro como fuera del país, que afirman que el gobierno no tenía la autoridad para realizarlo. El título de Unión de Myanmar es reconocido por las Naciones Unidas y por la Unión Europea, pero rechazado por algunos gobiernos del resto del mundo. Desde 1990 no se celebran elecciones parlamentarias, cuando la Junta militar perdió de manera abrumadora ante la Liga Nacional para la Democracia (LND). El régimen ignoró los resultados, arrestando a líderes opositores como la Premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi y continuando con su política represiva de cualquier disidencia. Más tarde el SLORC procedió a organizar una Convención Nacional en la cual menos de una quinta parte de los delegados eran los representantes elegidos por la gente El 15 de noviembre de 1997 la Junta adoptó el nombre de Consejo de Estado para la Paz y el Desarrollo (SPDC, de sus siglas en inglés), y justificó su resistencia a abandonar el poder por la presunta falta de preparación del pueblo birmano para la democracia.
 
La ONU ha denunciado puntualmente cada año el terrible panorama de los Derechos Humanos en el país, y el régimen sufre las sanciones de EE.UU y la UE. Myanmar padeció también el Tsunami del 2004. El Gobierno está en guerra con las tribus birmanas, sobre todo los Karen, y los ciudadanos viven en pobreza y sin libertades. Los militares violan, esclavizan, torturan y matan impunemente a muchos a veces sólo por cantar canciones prohibidas. En septiembre de 2006 EE.UU. (aunque el no tener intereses estratégicos en la región mitiga sus actuaciones por los derechos humanos y la democracia) pudo poner a Myanmar en la agenda del Consejo de Seguridad de la ONU; el Consejo de Seguridad, a diferencia de la Asamblea General, puede aprobar una acción obligatoria que requeriría al régimen militar participar en negociaciones con Naciones Unidas y el movimiento para la democracia. Pero el 12 de enero de 2007 China y Rusia emitieron un doble veto para detener un borrador de resolución de EE.UU con el objetivo deponer fin a los abusos de los derechos humanos en Birmania; estas potencias alegan que los opositores son una amenaza para seguridad del Sudeste Asiático.
 
Sin embargo, ese mismo año, la Junta militar de Myanmar se vio afectada por masivas protestas dirigidas por monjes que fueron brutalmente reprimidas, y el 12 de octubre, el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó una declaración deplorando la represión militar birmana; anteriormente China había levantado sus objeciones.
 
 
DERECHOS HUMANOS EN MYANMAR


La situación en Myanmar empeoró gravemente con el golpe militar de 1988, donde murieron más de 3.000 personas, otras fueron arrestadas y otras desaparecieron. En un país que “tiene muchos recursos naturales pero están en manos de los militares mientras el pueblo es extremadamente pobre, sin derecho a la sanidad ni a la educación” (según la doctora Cynthia Maung, premio internacional Catalunya 2008, que se ocupa de la atención sanitaria de los refugiados birmanos en la frontera tailandesa), la gente vive aterrorizada bajo la dictadura de la Junta militar. “Muchos han sido obligados a realizar trabajos forzados, separan a las familias, han sacado a los niños de la escuela y les obligan a trabajar. Más de 500.000 personas están siempre bajo una amenaza de acciones y violencia militar y hay más de 2.000 presos políticos.
 
El gobierno militar no sólo ignora los derechos humanos sino que, además, impide la llegada de la asistencia de organizaciones internacionales. Las torturas y las violaciones son tan frecuentes que la gente huye del país a pie por la selva y por áreas sembradas de minas antipersona. Las consecuencias son, según la doctora Maung, que “hoy en día hay más de dos millones de birmanos que han llegado de forma ilegal a Tailandia y permanecen como inmigrantes y sin derechos. Allí buscan un trabajo y con lo que ganan intentan ayudar a sus familias que se quedaron en Myanmar. Cuando llegan los refugiados intentamos recoger información para saber cómo está el país y también preguntamos por la situación económica, que está afectando de una manera terrible a la población birmana.
 
En junio de 2007, el Comité Internacional de la Cruz Roja dijo que las acciones del gobierno militar de Birmania están causando un inmenso sufrimiento a miles de personas; acusa al régimen de forzar a miles de prisioneros a trabajar como portadores del ejército, restringiéndoles la comida, y en algunos casos, matándolos; y de abusar de la gente que vive a lo largo de la frontera con Tailandia (donde los militares están en guerra con las tribus rebeldes) destruyendo las reservas de comida, haciendo arrestos arbitrarios, forzando a la gente a abandonar sus poblados y, en algunos casos matando a civiles.
 
Fuente: Dossiersdelparaiso.com

Por:
Eva Mª DURÁN

 




Activistas
Mostrar resumen   MAUNG,Cynthia
Mostrar resumen   SAN,Suya
Mostrar resumen   SAN SUU KYI,Aung
Políticos
Mostrar resumen   CONSEJO PARA LA RESTAURACIÓN DE LA LEY Y EL ORDEN DEL ESTADO
Minoría Etnica