Dossier: El misterio de los peces suizos
 
Suiza | Berna | Thun
 
22/09/2010 • En las prístinas aguas del lago alpino de Thun, en el cantón suizo de Berna, se pescan año tras año, miles de peces con deformaciones en el sistema reproductivo. En este escenario idílico, entre magnificas montañas, están enterradas en el lago  más de nueve mil toneladas de artillería de la Segunda Guerra Mundial. ¿Habrá alguna relación entre la artillería depositada en el hábitat de los peces y las misteriosas deformaciones? ¿O será que todo ello se debe a la  pura especulación?

En el año 2000 pescadores del lago de Thun lanzaron la alerta: al limpiar el pescado constataron que sus entrañas no se extraían tan fácilmente como era la costumbre y que algo extraño estaba pasando. A partir de ahí, y hasta hoy, la comunidad científica internacional ha permanecido estupefacta ante tamaño misterio.

Este misterio viene dado por el hecho de que 2/3 de los peces de carne blanca del lago de Thun  presentan deformaciones en los ovarios y testículos. La causa del fenómeno se empieza a discernir, pero todavía queda un largo camino a recorrer hasta que se encuentre la respuesta.

Los peritos se interrogan sobre las posibles causas  de las deformaciones de los peces y apuntan dos posibles causas: la artillería depositada en el fondo del lago o bien los componentes químicos liberados por la construcción  del túnel ferroviario Lötschberg cercano al lago.

Entre 1945 y 1964 el ejército Suizo lanzó al lago más de nueve mil toneladas de municiones acumuladas durante la II Guerra Mundial, entre las cuales armas, granadas y balas que ahora duermen a 214 metros de profundidad.

Una Suiza neutral  había acumulado toneladas de artillería en un esfuerzo de defensa ante un posible ataque  de la Alemania Nazi o bien de la Italia Fascista, lo que jamás sucedió. La artillería fue entonces depositada  en cuatro lagos alpinos, siendo el lago de Thun el que recibió la mayor parte. Dado que estos lagos abastecen  cerca de 700.000 habitantes pronto se cuestionó, ante un escenario en el que millares de peces aparecían deformados, si tal cosa no puede constituir un peligro para la salud publica.

De inmediato el Partido de los Verdes y miembros del Parlamento se pusieron en movimiento  para que la artillería fuese retirada del fondo del lago de Thun. Pero se vió que no era posible. ¿La gran obra de ingeniaría  necesaria sería viable y segura? ¡No!. No debido al peligro subyacente de contaminación además de los costes inasumibles que ascendían a billones de francos. Esta ha sido siempre la posición del Ministerio de la Defensa.

¿Entonces que hacer? Científicos, químicos, biólogos  y su parafernalia se ponen al servicio de la investigación marina de estos lagos alpinos que duró cinco años.

LA COMUNIDAD CIENTIFICA TRABAJA PARA AYUDAR Y RESOLVER EL MISTERIO

Los científicos y sus equipos invaden el lago de Thun, analizan, examinan, hacen experimentos, comparan datos y el resultado sigue siendo, hasta hoy, el desconocimiento de las causas.

Los peritos reconocen que las aguas del lago de Thun son de las más limpias. La respuesta a la pregunta “¿Está el lago de Thun contaminado?” es bastante simple: “¡No!”, lo dice el doctor Marc Suter, subjefe del Departamento de Toxicología Ambiental del Instituto Suizo Federal de Ciencia Marina y Tecnología (EAWAG).

Se consideró que la causa de las deformaciones de los peces pudiese haber sido química debido a la proximidad de la construcción del túnel Lötshberg, que corta los Alpes suizos y que se empezó a construir en 1999 y se terminó en el 2006,  pero Marc Suter garantiza que la causa no es química, ya que su investigación demuestra que no hay polución ni contaminación alguna en el lago.

A pesar de ello admite que “…es siempre difícil ligar una causa con un efecto…”. Además, los peces más afectados tenían entre tres y cinco años de edad. Ahora bien si la construcción del túnel empezó en 1999 y los primeros peces deformados surgieron en 2000, entonces la causa de sus deformaciones no puede ser atribuida a la construcción del túnel.

En cuanto a la artillería en el fondo del lago, y con la cual los científicos no logran asociar las deformaciones de los peces, “… déjenla pudrirse allá donde esté…” refiere Marc Suter, sosteniendo que sería demasiado peligroso retirar toneladas de munición del fondo del lago. La misma opinión la comparten los biólogos Thomas Wahli y Helmut Segner, del Instituto de Patología Animal de la Universidad de Berna.

Thomas Wahli considera que “… no tiene sentido retirar la artillería del fondo del lago. La destrucción que implicaría sería mayor que los beneficios…” y Helmut Segner refiere que “… no hay ninguna evidencia de que las municiones  hayan causado deformaciones en los peces. Pero, aun así, tener seis mil toneladas de químicos en el fondo del lago me hace sentir un poquito nervioso…”. Daniel Bernet, del Gabinete Veterinario Federal, llama a la atención para la dificultad de la operación:”… El riesgo de contaminación del medio ambiente durante el proceso está presente. En este momento  me parece razonable que el material (distribuido por un área de 2,5Km2 y esparcida singularmente en objetos y no en contenedores) deberá quedarse allá por ser mas seguro. Si hubiera una relación causa efecto incuestionable entre las deformaciones de los peces y las municiones, entonces, en ese caso, la situación  debería ser revaluada…”.

LOS CIENTIFICOS ENCUENTRAN LA PUNTA DEL ICEBERG

Si tenemos en cuenta que en un año son pescadas, tan solo en el lago de Thun, cerca de 50 toneladas de pescado y que el 30% de estos peces presentan deformaciones, debemos considerar decenas de miles de peces afectados. ¿Cómo y porqué ha sucedido esto año tras año? El lago no está polucionado. ¿Entonces a que se debe? A la dieta de los peces. Los biólogos han conseguido probar que las deformaciones del sistema reproductivo están ligadas al plancton con el cual los peces se alimentan. Los tests han demostrado que cuando se alimentan con el plancton del lago, los peces desarrollan deformaciones en el sistema reproductivo. El misterio de los peces deformados de Thun está inequívocamente ligado a su dieta. El como y el porqué todavía hoy es un misterio.

¿PORQUE SON ESTOS PECES TAN FAMOSOS?

El número de peces afectados – millares - la frecuencia con la que son afectados y la complejidad de las deformaciones del sistema reproductivo, jamás vistas en otras partes del mundo, han llevado a que los peces de Thun  se volviesen un misterio científico mundial. La concentración de peces hermafroditas en el lago de Thun es de las mayores del mundo. “…hasta ahora sabemos que fue el plancton, pero no sabemos ni el como ni el porqué el plancton actúa para producir deformaciones tan complejas…”, refiere Thomas Wahli. Helmut Segner afirma que está pendiente una reunión con las autoridades de Berna para la obtención de fondos para que la investigación continúe.

Inicialmente se pensó que la causa fuese un parasito de los viveros en donde una parte de estos peces son reproducidos. Pero los análisis no han acusado nada y por lo tanto la hipótesis fue marginada.

¿Pero se pueden comer estos peces? “…Claro…”, responde Thomas Wahli. “…Estos peces no están enfermos”. Pueden ser ingeridos sin cualquier riesgo para la salud pública.

El pescado de carne blanca es la mayor fuente económica para los pescadores y el pescado mas apreciado por los suizos. Cada año, tan solo en el cantón de Berna, son pescados entre 200 y 250 toneladas de pescado de carne blanca,  de las cuales 50 toneladas provienen del lago de Thun. Y, efectivamente, centenares de estos peces “saltan” del lago a las vitrinas de muchos supermercados, menú de restaurantes y el horno de muchas familias.

Muchas personas continúan todavía confusas con la historia de las municiones del lago de Thun y su asociación con los peces deformados esta todavía presente.

En un soleado día de otoño, cuando los vecinos son preguntados sobre lo que les parece la cantidad de artillería enterrada en el lago la respuesta es divertida: “¿Que municiones? ¿Las que han dado origen a los peces mutantes?...”. “¡¿peces mutantes?! ¡Deformados si, mutantes no!”, se ríe el biólogo Thomas Wahli.

ENTRE EL PASADO, EL PRESENTE Y EL FUTURO

Marc Suter afirma que “… es un hecho el que hemos tirado al lago toneladas de artillería…”. Un hecho que avergüenza muchos suizos. Pero no es un acto aislado en la historia de Europa. Los países Bálticos se enfrentan al mismo problema y la misma amenaza sobrevuela su medio ambiente en forma de trescientas mil toneladas de munición procedente de la II Guerra Mundial, que Inglaterra  los Estados Unidos y la Unión Soviética han tirado al mar.

Thomas Wahli reconoce que “...hay cosas que nunca debiéramos haber hecho...”. El misterio de los peces deformados de Thun levanta  el polvo acumulado sobre acontecimientos históricos relevantes que, de otro modo, tienden a ser olvidados. Este fenómeno ayuda a suscitar cuestiones sobre el medio ambiente y nuestro papel en el mundo que habitamos.

El lago de Thun, situado junto a la ciudad que le dio el nombre, constituye uno de los paisajes más emblemáticos de los Alpes suizos, con una deslumbrante vista sobre las montañas.

Entre los tonos secos del verde y del marrón de las montañas salpicadas de nieve, encontramos en Thun un lago que hace de espejo con el cielo. Y esta es una experiencia que quisiéramos llevar a casa. Inocentemente, en el silencio de las aguas profundas, millares de toneladas de artillería esperan ser olvidadas.
 
MARQUES SCHÜTZ, Joana



Ver fotografía

El Lago de Thun

Joana MARQUES SCHÜTZ


Noticias Relacionadas
Mostrar resumen 22/09/2010 El misterio de los peces suizos