Dossier: El cooperativismo VENEZOLANO
 
Venezuela | Caracas | Caracas
 
31/08/2010 • Las cooperativas se convirtieron en estandarte del socialismo del siglo XXI que promueve el presidente Hugo Chávez. Con beneficios fiscales, otorgamiento de créditos y contratos estimulo el resurgimiento de este tipo de empresas en Venezuela. El enfoque cambió y ahora favorece la creación de Empresas de Producción Social

En Venezuela entre el año 2001 y 2009 se legalizaron más de 300.000 cooperativas, según cifras de la Superintendencia Nacional de Cooperativas, Sunacoop. Lo que representa un crecimiento significativo del sector, considerando que desde el resurgir del movimiento cooperativo en el año 1960 hasta el 1998, el número de este tipo de empresas no llegó a sobrepasar las 800.
 
Sin embargo, al cierre de marzo 2010 el número de cooperativistas disminuyó. De acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), los miembros de estas unidades se redujeron desde 537.798 personas en marzo de 2004 hasta 211.984 cooperativistas en igual mes de este año. Los resultados se traducen en una caída de 60,5% durante ese período.
 
Hace seis años los integrantes de las cooperativas representaban 5,3% de la población ocupada en Venezuela, pero al cierre del marzo 2010 apenas eran 1,8% de los ocupados del país.
 
El plan productivo del Gobierno nacional entre los años 2000 y 2007 se basó en el impulso de las pequeñas y medianas empresas, a través de la creación de una nueva clase empresarial integrada por cooperativistas.
 
El Presidente Hugo Chávez promovió políticas orientadas a fomentar de la   conformación de empresas cooperativas para según dice “…aumentar la participación de los ciudadanos en la toma de decisiones políticas y económicas…”.
 
De acuerdo con la abogada Carmen Medina el Gobierno nacional estimuló esta forma de hacer negocio a través de la Superintendencia Nacional de Cooperativas, Sunacoop. Dijo que “Este organismo adscrito al Ministerio para la Economía Popular tiene como misión impulsar, apoyar y fomentar la economía cooperativa en el país y sus funciones incluyen la legalización, registro, supervisión, promoción y formación de este tipo de asociación civil”.
 
Medina señala igualmente que la promulgación de la Ley Especial de Asociaciones Cooperativas el 18 de septiembre de 2001 fue una de las iniciativas del Ejecutivo para darles un marco legal de actuación a estas asociaciones y fortalecer su crecimiento. Esta ley establece que el Gobierno, para realizar sus compras, debe darle prioridad a las cooperativas como sus proveedores. Estos beneficios incluyen obtención de créditos, asesoría técnica y legal a través de la Sunacoop, y cualquier ente gubernamental relacionado a la actividad que desarrolla la cooperativa.
 
“Además se han promulgado los Decreto Presidencial No. 1891 y 1892 sobre medidas temporales para la promoción y desarrollo de la pequeña y mediana industria y cooperativas productoras de bienes y prestadoras de servicios que estén ubicadas en el país, publicados en Gaceta Oficial No. 37494 de fecha 30 de julio de 2002, para propiciar el crecimiento de este sector productivo” agregó la abogada.
 
Del mismo modo las cooperativas disfrutan de beneficios fiscales como la exención del pago de impuestos nacionales directos, tasas, contribuciones especiales y derechos regístrales. Tampoco cancelan Impuesto Sobre la Renta ni al Valor Agregado, privilegios que hacen este tipo de negocio atractivo para los pequeños empresarios.
 
La cooperativa se caracteriza por perseguir un fin social a través del trabajo acorde con las habilidades y aptitudes de cada uno de sus miembros y, por lo tanto, procura una equitativa repartición de los beneficios obtenidos. Este tipo de empresa constituye una “alternativa viable al modo de producción utilitario de acumulación de capital, proponiendo la generación de un bienestar integral y sustentable, sobre la base de la equidad, la solidaridad, la responsabilidad y la democracia” dice el Ejecutivo Nacional.
 
Asimismo en el portal en la Web de Sunacoop explican que “las cooperativas aceptan cualquier cantidad de asociados. Cada miembro tiene un solo voto independientemente de la cantidad de certificados que posea. El capital es indeterminado. Los certificados son intransferibles y solo pueden ser negociadas entre cooperadores y los excedentes se distribuyen sobre la base de las operaciones y trabajo que el socio haya aportado”.
 
 
MISIÓN VUELVAN CARAS
 
 
El nuevo cooperativismo venezolano fue impulsado por tres acciones gubernamentales principalmente. La primera la disminución de los requisitos legales y del tiempo de espera para el registro de las cooperativas.
 
La segunda, la entrega de créditos con recursos provenientes de diferentes fondos: Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (Bandes), Fondo de Desarrollo Agropecuario, Pesquero, Forestal y Afines (Fondafa), Fondo de Desarrollo Microfinanciero (Fondemi), Banco del Pueblo, Banco de la Mujer, Fondo de Crédito Industrial (Foncrei).
 
La tercera iniciativa fue la Misión Vuelvan Caras. Proyecto  iniciado formalmente el 12 de marzo de 2004, que consiste en un plan de formación profesional para desempleados. Se privilegió inicialmente el sector agrícola, mediante la asignación del 50 por ciento de las becas. Un 30 por ciento de los becados fueron asignados al sector industrial, el 10 por ciento al turismo, el 5 por ciento a infraestructura y el 5 por ciento a servicios (Prensa Presidencial, 11 de marzo de 2004).
 
Los beneficiarios de la Misión Vuelvan Caras, llamados lanceros y lanceras son organizados en cooperativas, incluso desde las aulas de formación. Al terminar su preparación  pueden tener acceso a un crédito para financiar un proyecto productivo.
 
Según el Ministerio para la Economía Popular, en algunos casos, las cooperativas de lanceros son incorporadas a Núcleos de Desarrollo Endógeno, Nudes,  mediante la asignación en comodato de algún activo propiedad del Estado con características específicas y potencial agrícola, industrial y turístico propio de desarrollo, para que lo exploten en beneficio de la comunidad organizada.
 
 
PUNTO DE HONOR
 
 
El máximo espaldarazo a las cooperativas llegó en el año 2004, cuando el presidente Hugo Chávez delimitó los "10 puntos del Mapa Estratégico de la Nueva Etapa de la Revolución Bolivariana", que incluían la cogestión como una forma de crear un nuevo modelo productivo en Venezuela.
 
Al año siguiente se iniciaron las expropiaciones de industrias que no reactivaron sus operaciones tras el paro petrolero que se extendió desde finales de 2002 hasta inicios del año siguiente.
 
El Ejecutivo exhortó a los trabajadores a crear cooperativas para llevar adelante los proyectos de cogestión en esas unidades industriales, pero contradictoriamente fue en 2004, antes de poner en marcha el plan, cuando se comenzó a registrar el desplome de las cooperativas, según indican los datos oficiales.
 
El Instituto Nacional de Estadística INE, indica que entre mayo de 2004 e igual mes del año siguiente se redujo en 393.865 el número de miembros de cooperativas. En adelante ya no fue posible remontar la caída, pese a que la política del Gobierno nacional apuntó en esa dirección.
 
 
DETRACTORES SUSPICACES
 
 
El número de cooperativistas se ha desinflado en el último sexenio. Según los datos del INE, hace seis años los integrantes de las cooperativas representaban 5,3% de la población ocupada en Venezuela, pero al cierre del marzo 2010 apenas eran 1,8% de los ocupados del país.
 
En este sentido la causa de esta caída podría estar en que para el Primer Plan Socialista 2007-2013 la seña cambió. El presidente Chávez indicó que las cooperativas eran instrumentos del capitalismo y que estaban alejadas del ideal socialista.
 
El Ejecutivo no solo perdió el interés en los procesos de cogestión, sino que animó a los trabajadores a formar Empresas de Producción Social (EPS) para llevar adelante las operaciones de las empresas expropiadas. Sin embargo, en el transcurso del último año las cooperativas son uno de los pocos grupos del mercado laboral que creció.
 
A diferencia de las cooperativas, cuya fórmula empresarial fue ideada hace ya varias décadas en otros países, las EPS son de creación autóctona venezolana y parten del desarrollo endógeno y soberano que promete el chavismo.
 
 
DENUNCIAS Y FRAUDES
 
 
Cooperativas que operan en Caracas deben aproximadamente 2.790.000 millones de Euros (al cambio oficial 1 Euro equivale a 6,1 Bolívares) al Mercado de Alimentos, Mercal, por mercancía que recibieron en consignación, para distribuir en los puntos de venta, fijos e itinerantes de esa red de pequeños comercios. Esta denuncia fue presentada ante el Ministerio Público por la Consultoría Jurídica de la distribuidora de alimentos.
 
Un documento, dirigido a la fiscal segunda nacional con competencia penal en noviembre pasado, y firmado por el abogado Alfredo Gamarra, de la Consultoría Jurídica de Mercal, indica que había 30 cooperativas y pequeños negocios que consignaron ante su fiador pagos que no se veían reflejados en la contabilidad de la red alimentaria.
 
Una fuente vinculada con un organismo de seguridad del Estado, señaló que la modalidad de Mercal era entregar los productos a cooperativas por consignación, con compromisos de pagos a siete días.
 
Los acreedores presentaron, en los bancos, informes que reflejaban cifras más altas a las contenidas en los sobres sellados con el monto de los tickets alimentos. La deuda pendiente aparecía como pagada, pero cuando la empresa responsable de los tickets efectuaba los abonos a Mercal, el monto era menor.
 
Una auditoría de principios de 2009, sobre la actividad del año anterior, arrojó un déficit que superaba los 2.790.000 millones de Euros. En esa cantidad se incluían cuentas por cobrar y dinero que nunca entró en las cuentas. En la modalidad del presunto fraude estaban implicadas 30 cooperativas, a las cuales se les suspendió temporalmente el crédito con Mercal y la posibilidad de seguir vendiendo los productos. Posteriormente, 27 comerciantes pagaron la deuda reflejada en los informes, y otros 3 siguen morosos.
 
Otra forma de la supuesta estafa aplicada por los acreedores de Mercal fue consignar depósitos bancarios duplicados, a los cuales se les alteró alguno de los números del serial para que el sistema pudiera aceptarlos como nuevos.
 
En abril de este año, la Consultoría Jurídica presentó una segunda denuncia ante la Fiscalía 75 del Área Metropolitana de Caracas por el presunto delito de estafa cometido por las cooperativas Paz y Futuro, Alimentos Jean Min, Asociación de Cooperativas Llaguno 2155 y Segmasop.
 
En el escrito se expresa que también pudieran estar implicados funcionarios de Mercal encargados de la recepción y verificación de los supuestos pagos falsificados o alterados. Así, la responsabilidad no estaría limitada a los cooperativistas, sino que llegaría al personal de los centros de acopio y a los vinculados con áreas contables, de supervisión y coordinación.
 
Por: Dulce María Rodríguez



Ver fotografía

Cooperativa ARTURO MICHELENA

Dulce María RODRÍGUEZ NÚÑEZ


Noticias Relacionadas
Mostrar resumen 31/08/2010 Las cooperativas: auge y caída