Noticias                                                                            Buscar
Dossier: Irán y los Derechos Humanos
Sakineh Mohammadi Ashtiani condenada a morir lapidada
 
AMNISTÍA INTERNACIONAL | España | Madrid
 
09/07/2010 - 08:50 • Madre de dos hijos, está presa desde 2005. Fue declarada culpable en mayo de 2006 de mantener una “relación ilícita” con dos hombres, y condenada a recibir 99 latigazos. Con posterioridad fue declarada culpable también de “relación extramatrimonial”, acusación que ella negó, y condenada a morir por lapidación.

Un país que permite a los jueces determinar la culpabilidad aun sin pruebas.

Sakineh Mohammadi Ashtiani, madre de dos hijos, está presa desde 2005.  Fue declarada culpable en mayo de 2006  de mantener una “relación ilícita” con dos hombres, y condenada a recibir 99 latigazos. Con posterioridad fue declarada culpable también de “relación extramatrimonial”, acusación que ella negó, y condenada a morir por lapidación.
 
Sakineh Mohammadi Ashtiani se ha retractado de la “confesión” que hizo durante su interrogatorio alegando que había sido coaccionada para hacerla. Dos de los cinco jueces del tribunal la declararon inocente, señalando que ya había sufrido una condena de flagelación y que consideraban que no se había presentado la prueba necesaria del adulterio en la causa contra ella. Sin embargo, los otros tres, incluido el presidente del tribunal, la declararon culpable basándose en el “conocimiento del juez”, un principio de la legislación iraní que permite a los jueces adoptar una decisión subjetiva y posiblemente arbitraria en relación con la culpabilidad del acusado, aun en ausencia de pruebas claras o concluyentes.

El Tribunal Supremo confirmó la condena de muerte el 27 de mayo de 2007. Su indulto pende de la decisión de la Comisión de Amnistía e Indulto, que ya se  lo ha negado dos veces.- Firma aquí para impedir la lapidación.




 Mas Información
Dossier: Irán y los Derechos Humanos
 
Noticias Relacionadas
17/05/2009 Delara Darabi ahorcada
 
Ver fotografía

Sakineh Mohammadi

AMNISTÍA INTERNACIONAL