Noticias                                                                            Buscar
Dossier: La Delincuencia en Venezuela
Venezuela entre los países más inseguros del mundo
 
DOSSIERSDELPARAISO.COM | Dulce María RODRÍGUEZ NÚÑEZ | Venezuela | CARACAS | CARACAS
 
17/01/2011 - 09:45 • Extraoficialmente se estima que 2.000 personas han sido asesinadas en Caracas-Venezuela en lo que va de 2010, algunas de ellas fueron víctimas directas de la delincuencia, mientras que otras murieron a causa de las llamadas “balas perdidas”

Que las personas volteen continuamente la cabeza hacia los lados o atrás cuando salen de su casa a la calle es algo normal en Caracas. Todos van pendiente de quien se le acerca, si va en motocicleta o a pie. Se fijan si tiene una actitud extraña o lleva las manos en los bolsillos escondiendo algo que pudiera ser una pistola o arma blanca (cuchillo-navaja). Cuando conducen un auto la mayoría lleva los vidrios-ventanas arriba, para evitar que un motociclista pase y le arranque las gafas, las joyas o el teléfono móvil.

Hablar con amigos o familiares en la calle en la noche, es una osadía pues se corre el riesgo de ser secuestrado o despojado de sus pertenencias. El ciudadano padece de manía persecutoria o paranoia. Pero no es para menos. El primer fin de semana de noviembre se contaron 50 fallecidos a manos del hampa.

El derecho a la vida es uno de los que menos mencionan los representantes del gobierno del presidente Hugo Chávez. Los altos índices de asesinatos dicen que son exageraciones de los medios de comunicación o argumentos que utilizan los partidos políticos de oposición para desprestigiar la gestión del primer mandatario.  El Gobierno del actual mandatario en once años de gestión ha implementado quince planes de seguridad en Venezuela sin éxito. Estas iniciativas no trascienden ni impactan de forma contundente generando cambios positivos.

Los ciudadanos no se fían de los cuerpos policiales por lo que optan por tomar la seguridad en sus manos. Las urbanizaciones y edificios suelen contar con vigilancia privada, las camionetas y autos de lujo los blindan a pruebas de balas y las personas comunes extreman sus precauciones evadiendo transitar por ciertas zonas o salir en las noches.

El teléfono móvil es un dispositivo indispensable para los caraqueños. Los padres necesitan hablar frecuentemente con sus hijos para estar tranquilos de que están bien. Sin embargo, el móvil es uno de los objetos mas buscados por los delincuentes así que hablar en la calle es un riesgo.

ANUNCIOS GUBERNAMENTALES SIN RESULTADOS

El ministro de Interior, Tareck El Aissami, informó a comienzo del 2010 que el Gobierno venezolano impulsaría una ofensiva contra la inseguridad tras asegurar que era “el principal problema del pueblo”, y agregó “Estamos resueltos a devolverle la paz al país”.

Allí quedo todo, no se conocieron cuales fueron las medidas. Extraoficialmente se maneja que 2.000 personas han sido asesinadas en Caracas en lo que va de 2010, algunas de ellas fueron víctimas directas del hampa, mientras que otras murieron a causa de las llamadas “balas perdidas”.

Según el Observatorio Venezolano de Violencia desde 1999 más de 118.000 personas ha sido asesinadas a nivel nacional y desde el año 2005 el gobierno no da cifras oficiales de homicidios. Sin embargo, la realidad que se vive a diario en la Morgue de Bello Monte de Caracas no se puede esconder, periodistas y foto reporteros buscan las cifras y los testimonios que el Gobierno no ofrece.

El coordinador del Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea), Marino Alvarado, destacó que ocultar las cifras de muerte no permitiría diagnosticar de forma completa la situación de violencia del país.

"Cuando un presunto delincuente enfrenta a cuerpo de seguridad estamos incorporando una parte de la violencia que existe en el país. No dar esas cifras sería no presentar el cuadro completo de lo que es la violencia", dijo Alvarado.

Alvarado recordó que el propio Gobierno Nacional ha reconocido que en Venezuela hay un alto porcentaje de muertes ocasionadas por ejecuciones de los cuerpos policiales, por lo que subrayó que "sería un error" no colocar esa cifra de homicidios que son consecuencia del delito policial.

De acuerdo a cifras de Provea, entre octubre de 2008 y septiembre de 2009, 205 personas murieron por "ejecuciones" policiales, y este número "está muy por debajo" de los datos reportados por las propias instituciones del Estado como la Fiscalía General de la República.

Alvarado agregó que desde el Gobierno también se ha reconocido que la policía y otros cuerpos de seguridad como la Guardia Nacional, participa en casi 25% de los delitos que se comenten en el país, y uno de esos delitos es la ejecución de personas.

Otra arista del análisis que hace el coordinador de Provea, corresponde al diseño de las políticas públicas frente al problema de la inseguridad. Aseveró que a la hora de evaluar las causas de los homicidios, si se quita una "categoría", en este caso la de muertes generadas en enfrentamientos con la justicia, se disminuye la posibilidad de diseñar las políticas idóneas para atacar el problema.

Añadió "una de las características que tenemos en Venezuela con los cuerpos policiales es que estos actúan para matar y no actúan para neutralizar, que es lo que establece la orientación general de lo que debe ser el trabajo de todos los cuerpos policiales y de seguridad.

MEDIDAS COYUNTURALES VS. POLÍTICA INTEGRAL

Para el coordinador de Provea las recientes medidas para combatir la inseguridad implementadas por el Gobierno son consecuencia de la polémica que se ha generado sobre los altos índices de violencia, lo que en su criterio, ha llevado al Gobierno a reflexionar sobre la necesidad de atender un problema que ha descuidado durante años.

Alvarado abogó porque esas medidas tengan continuidad para que permitan diseñar una política integral de seguridad ciudadana. Pero resaltó, no obstante, que para lograr esa política integral debe existir un consenso entre diversos sectores sociales y políticos. "Uno de los errores estratégicos en materia de seguridad del Gobierno ha sido el elaborar medidas coyunturales y no políticas integrales de largo plazo".

Al mismo tiempo, indicó que al tratar de resolver el problema de la violencia, se podría más bien agregar un componente que sería el que se incrementen los abusos de los cuerpos armados hacia los ciudadanos.

"La experiencia en el mundo ha indicado que cuando la Fuerza Armada se saca para atender los problemas de seguridad el resultado es un incremento importante de violaciones a los derechos humanos y de allí que tenemos un gran riesgo".

Dijo que la Corte Interamericana fue precisa en ese punto, así como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en un informe emitido a principios de año sobre seguridad ciudadana en las Américas, donde recomendó mantener a la Fuerza Armada al margen de esta actividad.

OCULTANDO EL SOL CON UN DEDO

En septiembre de este año el Presidente Hugo Chávez desmintió que Venezuela sea uno de los países más inseguros del mundo. “Los escuálidos (opositores a su gobierno) andan repitiendo todos los días, que Venezuela es más inseguro que en Irak. “No hablo de los países de América Latina porque las comparaciones son odiosas, pero no es verdad que nuestro país sea de los  más inseguros del mundo. Ni es verdad que aquí hay más violencia que hace 11 años atrás”, aseguró el Mandatario.

Chávez afirmó que el tema de la inseguridad es un tema “duro” y dijo que no se soluciona con echar “plomo al hampa” – disparar a los delincuentes. No andamos liquidando gente en las calles como en la Ley de Vagos y Maleantes, donde agarraban a los negros y a los pobres del barrio y los mandaban para el Dorado (cárcel)”, dijo Chávez rechazó que los delincuentes sólo provengan de los barrios y colocó como ejemplo el caso del prófugo de la justicia nacional.

Los móviles que llevan a delinquir en este país rebasan la condición de pobre y se sitúan en espacios más profundos asociados a factores psicosociales, a los valores morales, principios y contenidos informativos con los que se ha venido construyendo el imaginario social venezolano desde las primeras dos décadas del siglo XX con el montaje de un estilo de vida consumista que se enfrente a los altos índices de desempleo. A la falta de castigo por incumplimiento de la ley y a la ausencia de políticas gubernamentales firmes.



 Mas Información
Dossier: La Delincuencia en Venezuela