[?:k_news]                                                                            [?:k_search_news]
Dossier: El Secreto Bancário Suizo
Suiza combate la corrupción financiera mundial
 
DOSSIERSDELPARAISO.COM | Joana MARQUES SCHÜTZ | Suiza | GINEBRA | GINEBRA
 
05/12/2010 - 14:46 • Con un pasado financiero obscuro, dando guarida a los pillajes del nazismo y a los dictadores corruptos, Suiza pretende hoy limpiar su imagen internacional y combatir el tráfico financiero

El 13 de Septiembre del 2010 el parlamento suizo ha aprobado un proyecto de ley que facilita la aprehensión y devolución de dinero desviado por dictadores hacia cuentas suizas. Uno de los beneficiarios inmediatos será el Haití que podrá percibir muy pronto cerca de siete millones de dólares depositados en cuentas de suiza por el exdictador Jean-Claude Duvalier.

El parlamento Suizo votó mayoritariamente a favor de esta nueva legislación que posibilita a las autoridades del país confiscar fondos ilícitos de dictadores. De este modo Suiza pasa a poder acceder a las cuentas clasificadas como “contenciosas”, bloqueándolas y confiscándolas por un periodo máximo de 10 años, a partir del momento en el que esos bienes sean congelados en los bancos suizos. El tiempo en el que una cuenta sospechosa puede quedar bloqueada aumenta así de cinco a diez años.

El gobierno Suizo puede, a partir de ahora, pedir al Tribunal Administrativo Federal que decrete la confiscación de cuentas ilícitamente engrosadas y desviadas. Esta ley es muy importante porque permite a las autoridades remitir el dinero, no hacia los familiares de los dictadores titulares de las cuentas, sino directamente al poder democrático electo en el país de origen.

El gobierno Suizo  ha querido así evitar que las familias de dictadores usurpasen el dinero de  pueblos de los países expoliados. En el pasado, Suiza se vio obligada a entregar a las familias de dictadores grandes cantidades ilícitamente adquiridas en vez de hacer llegar el dinero a las manos de las poblaciones expoliadas. Fue lo acontecido en el 2009 cuando los herederos del antiguo dictador del Zaire, Mobutu Sese Seko, recibieron legalmente una inmensa fortuna fruto del robo y expolio del dictador en su país.

De este modo el envío del dinero confiscado hacia su país de origen es realizado bajo la condición de que sea utilizado para mejorar la calidad de vida de las poblaciones, fortalecer el Estado de Derecho y combatir el crimen organizado, la corrupción y la impunidad.

Sin embargo, esta ley no se aplica en todos los casos; la nueva legislación establece límites en cuanto a la aplicación de estas medidas. Para que Suiza pueda confiscar fondos ilícitos de dictadores es necesario que no exista una colaboración judicial entre Suiza y el país de origen de los fondos, y que el país sea declarado por los Jueces del Tribunal Federal como un “Estado frágil”, que el enriquecimiento del titular de la cuenta sea “exorbitante” o que la corrupción en su régimen sea “notoria”.

PERSONALIDADES AFECTADAS POR LA GUERRA SUIZA CONTRA LA CORRUPCION FINANCIERA MUNDIAL

Los bancos suizos combaten el trafico financiero desde hace dos décadas. Este combate tiene por objetivo líderes en el poder, fuera de él o ya fallecidos, en beneficio de sus victimas:
José Eduardo dos Santos, presidente de Angola – cien millones de dólares bloqueados
Vladimiro Montesinos, exjefe de los servicios secretos peruanos – veinticuatro millones de euros bloqueados.

Benazir Bhutto, exprimera ministra paquistaníes – entre cincuenta a ochenta millones de dólares bloqueados.

Nursultan Nazarbaev, actual presidente de Kazakhstan – doscientos millones de dólares bloqueados.

Ferdinand Marcos, fallecido, antiguo jefe de estado de Filipinas – depósitos en Ginebra, Zurich y Friburgo, por valor de seiscientos ochenta y tres millones de dólares; el dinero ya ha sido restituido a su país.

Herederos de judíos victimas del nazismo – la suiza ha devuelto mil doscientos treinta y seis millones de euros. 
Debido a  la ley federal sobre blanqueo de capitales, desde los años ochenta, que los bancos y los agentes financieros, son obligados a conocer los “verdaderos beneficiarios” de las cuentas y comunicar cualquier actividad sospechosa a las autoridades.

En el 2003, la Comisión Federal de los Bancos exigió que las instituciones bancarias “estableciesen reglas sobre el modo de determinar qué clientes y operaciones representaban un riesgo”, o bien que afectaran, sobretodo, a políticos en el poder.

Con esta medida suiza logró devolver setecientos millones de dólares a Nigeria, que el ex-dictador Sani Abacha había depositado en cuentas suizas. Sus fondos fueron clasificados como de “origen manifiestamente criminal”. Entre 1993 y 1998, el exdictador desvió dos mil doscientos millones de dólares de las cajas fuertes nigerianas.

Hasta el día de hoy, Suiza ha restituido un total de mil quinientos cuarenta y seis millones de dólares.

UNA REVOLUCIÓN BANCARIA

Suiza tiene uno do los mas altos índices de desarrollo humano del mundo (13º puesto en el ranking internacional) y una economía de las mas competitivas en Europa. Con un PIB de cuatrocientos millones de euros, tiene también una de las menores tasas de desempleo del mundo; 3,5%. Los bancos constituyen una pequeña parte del PIB: 7,5%. El resto de la riqueza proviene de la exportación de mercancías y servicios a escala global. Los bancos Suizos emplean en el país más de ciento treinta y seis mil trabajadores (datos del 2007).

El sistema bancario del país neutral ha sufrido una verdadera revolución en las últimas décadas.

Para combatir la corrupción financiera, el parlamento suizo aprobó, hace ya veintidós años y en el trascurso de la Convención de Viena de 1988, la “ley de combate al lavado de dinero”. Los bancos suizos fueron así obligados a contactar las autoridades en el caso de que haya la sospecha de que el dinero depositado en un banco tenga origen ilegal. Adoptaron también el “acuerdo de auto-control”, que estipula las reglas del “know your customer” (Conozca su cliente), o sea la identificación de los clientes y el origen de su dinero.

A pesar de estas duras medidas, todavía surgen casos que manchan la imagen de Suiza en el exterior. Ello se debe al hecho de que Suiza administra el 27% de las fortunas mundiales depositadas en el extranjero.

Suiza es el tercer administrador mundial de dinero extranjero, después de Estados Unidos e Inglaterra. El banco Suizo UBS es actualmente el segundo mayor administrador de riqueza del mundo, después del Bank of America.

“¿QUE SE GANA CON OBTENER UN 10% DE BENEFICIO EN TU CUENTA BANCARIA SI EL PRECIO DEL PAN SE ENCARECE UN 15%?”

¿A pesar de ello porqué Suiza sigue siendo tan buscada por los inversores extranjeros? El Dr. Mark Herkenrath, responsable de la sección de mercados financieros internacionales de la organización Alliance Sud (Swiss Alliance of Development Organisations) refiere “… que el sector financiero suizo tenga la reputación internacional muy buena no es necesariamente debido al resultado del comportamiento de los bancos. Lo que mas atrae a los invasores extranjeros a los servicios financieros suizos es su larga historia de estabilidad política y económica y su moneda independiente… la mayoría de los bancos suizos están suficientemente interrelacionados con el resto de la economía como para que puedan caer. El gobierno nunca los va a dejar caer. Los inversores extranjeros lo saben”.

El economista Ulrich Schuetz, coautor del libro “Terrorismo e Industria financiera en Suiza” hace referencia a que “las personas prefieren la seguridad, la estabilidad y la privacidad suizas antes que dejar el dinero en sus propios países. Es una cuestión de confianza. Nadie confía en nadie. ¡Las personas no confían en sus sistemas, ni en sus bancos ni en sus gobiernos!”. Y por eso, explica el economista, las personas prefieren tener su dinero seguro en Suiza, con tasas de intereses bajísimas, al revés de tenerlo en sus propios países.

Invertir en la estabilidad y en la privacidad suiza tiene un precio; las bajas tasas de interés. En países con altas tasas de interés, Ulrich Schuetz pregunta “¿que se gana con obtener un 10% de beneficio en tu cuenta bancaria si el precio del pan se encarece un 15%?”. La estabilidad tiene un precio; cuanto mas estable es un sistema financiero menor es la inflación y consecuentemente, los intereses son más bajos.

En el momento de invertir, no tan solo cuenta la estabilidad de un país sino tambien el comportamiento de su moneda: “Si Portugal, España e Irlanda no tuviesen el Euro, tendrían una inflación mucho mayor, ya que sus monedas desvalorizarían para poder pagar sus deudas”, considera el economista.

EL SECRETO BANCARIO Y LA SOCIEDAD SUIZA

El secreto bancario, en la ley suiza, es la obligación del banco de mantener  sigilo sobre los datos personales de sus clientes. Esta regla existe para proteger la esfera privada del cliente. El secreto bancario no protege los clientes en el caso de que hayan cometido crímenes en Suiza o en el exterior.

El economista Ulrich Schuetz explica que los bancos suizos tienen hoy una política de “White Money”, o sea, dinero declarado. En cuanto al final del secreto bancario, el economista es perentorio: “el secreto bancario no va a terminar” y explica: “…lo que los bancos suizos ya hacen, por ejemplo, con Alemania, es enviar automáticamente entre 20% a 35% de los intereses de sus clientes directamente al gobierno alemán. Pero la decisión de declarar ese dinero al gobierno alemán queda bajo el criterio del cliente. Ahora, claro que se trata de romper un poco el secreto bancario, si pasamos a enviar el dinero así.”.

EL SECRETO BANCARIO SUIZO NO TIENE LOS DIAS CONTADOS

El fuerte ligamen entre la cultura de la sociedad suiza con su mundo financiero explica el poder del secreto bancario suizo. Mark Herkenrath aclara que “…la industria financiera Suiza tiene siempre asociadas las cualidades típicamente suizas. Los suizos son generalmente percibidos como honestos, imparciales y fiables. Ahora, si la industria financiera realmente comparte estas cualidades, eso ya es otra cuestión…”.

El sociólogo advierte del creciente descontento de la sociedad suiza con su industria financiera: “…entre los ciudadanos suizos, la confianza en el sector financiero, especialmente en los dos mayores bancos, ha venido decreciendo rápidamente en los últimos dos años. La actuación de la industria financiera ha venido siendo, cada vez más, vista como una actuación ilícita, por ejemplo, al dejar que ciudadanos extranjeros eviten pagar impuestos en sus países, robando el dinero a sus gobiernos. Los suizos también lamentan que los directivos de los bancos, que tuvieron que ser salvados con el dinero de los contribuyentes, continúen recibiendo bonus exorbitantes adicionales a sus salarios…”.

El sistema de impuestos en Suiza es distinto de otros países. Hay países en los que los impuestos son descontados todos los meses directamente de los salarios. En Suiza cada ciudadano tiene la responsabilidad de pagar sus impuestos individualmente, o sea tienen que ahorrar a lo largo del año el dinero suficiente para pagar sus impuestos.

Ahora bien, con el secreto bancario era de suponer que nadie pagaría sus impuestos, una vez que los bancos tienen el deber de proteger la confidencialidad de los datos de sus clientes. Pues pasa precisamente lo contrario; los suizos son de los mas orgullosos “pagadores de impuestos” del mundo. El sistema del secreto bancario parece, así, solo funcionar en una sociedad en la que la conciencia moral, la libertad individual y el deber colectivo están por encima de la satisfacción personal inmediata.

ANTICIPANDO EL FUTURO

Debido a la crisis que han asolado los mercados financieros a escala global, las autoridades de control monetario internacionales han adoptado recientemente en Basilea un nuevo plan de combate a la crisis. Las nuevas reglas propuestas refieren que los bancos deben aumentar sus reservas de fondos del 2% al 7%. Estas medidas tienen por objeto reforzar las reservas bancarias, permitiendo una mayor solidez en tiempos de crisis. Este paquete de reformas fue discutido este mes en Seúl en donde ha transcurrido el encuentro del G20. El tema del encuentro fue precisamente “El papel del G20 en el mundo después de la crisis”.

¿Será que después de estos tiempos tumultuosos los bancos y las grandes potencias aprenderán la lección? La próxima crisis lo dirá.



 Mas Información
Dossier: El Secreto Bancário Suizo